La flora intestinal influye en las emociones

27-Aug-2014

Billones de bacterias de distintas familias pueblan nuestro intestino con la misión de hacer funcionar nuestro organismo de forma óptima. Si nuestra flora intestinal es insuficiente o no es de buena calidad, a causa de hábitos de vida poco saludables, puede provocar enfermedades como alergias, diarreas o cáncer de colon, entre otras muchas.

 

Ahora la ciencia investiga si la calidad de la flora intestinal afecta también a nuestro comportamiento o si nuestra conducta y nuestras emocionestambién inciden directamente sobre el estado de las bacterias del intestino.

 

“Todo está relacionado, es un círculo”, explica la doctora Margarida Mas, autora del libro “Las Maravillas de la Flora”. Cuando se regula la flora gracias a la acción de probióticos y prebióticos (compuestos presentes en la dieta que estimulan el crecimiento o la actividad de las bacterias) “sí parece, según algunos estudios, que prevalece el bienestar psicológico”.

 

Si los ratones sin flora son menos sociables que los demás es algo que todavía la ciencia tiene que confirmar con más estudios. Pero lo que sí está ratificado es la estrecha relación entre el cerebro y el aparato digestivo. ¿Quién no se ha sentido indispuesto ante una situación que genera nervios como un examen o una entrevista de trabajo? ¿A quién no se le ha cerrado el estómago ante la sensación de estar enamorado?

 

Se trata de una comunicación bidireccional que conecta el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) con el sistema nervioso entérico o digestivo-intestinal. Así, reaccionamos a estímulos como el hambre, el estrés o las emociones.

 

Las investigaciones se dirigen ahora a verificar que este eje cerebro-intestino se amplía a un tercero: la flora, lo que probaría el poder que las microbacterias tendrían sobre nuestro cerebro y sobre nuestra conducta.

 

“La relación que hay entre el cerebro, la flora y las emociones está poco investigada. Hay estudios muy preliminares. Saber exactamente a nivel clínico cómo puede repercutir es difícil de precisar”, señala la especialista.

 

Los próbioticos o alimentos ricos en bacterias saludables, como es el caso de los yogures y otras leches fermentadas, también pueden tener una influencia positiva en nuestra conducta. En un estudio, que se cita en “Las maravillas de la flora”, se combinaron dos probióticos (lactobacillus y bifidobacterium) para ver sus efectos primero en animales y luego en humanos.

 

El resultado fue que la conducta ansiosa en los animales se había reducido, mientras que en las personas se habían mejorado las sensaciones psicológicas, además de disminuir el cortisol en sangre, una de las hormonas que intervienen en el estrés. “No solo es el hecho de comer, solo ver una comida que consideramos no saludable nos produce malas sensaciones, de culpabilidad o de ansiedad. Es difícil establecer el mecanismo”, señala.

 

Fuente: EFE, 23 de agosto del 2014.

Please reload

Entradas Destacadas

Los probióticos como aliados para el cuidado de la piel

June 8, 2016

1/6
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por temas