Comidas demasiadas bajas en sal son tan perjudiciales como las demasiado altas en sal.

12-Sep-2014

Muchos no se dan ni cuenta de que “se pasan de la raya” o creen que consumen la cantidad de sal o sodio adecuada. Sin embargo, varios estudios internacionales han demostrado que el consumo de esta sustancia se ha elevado a nivel mundial.

 

¿Te preguntas qué tiene eso de malo?, pues que el exceso de sal en la dieta puede poner en riesgo tu salud y tu vida.

 

El consumo de sal o sodio se está convirtiendo en una preocupación de salud pública en todo el mundo, ya que es excesivo de manera universal.

 

El problema es que, si bien la sal es un mineral necesario para el cuerpo, porque ayuda al funcionamiento de los nervios y los músculos, y a mantener el equilibrio adecuado de los líquidos, sólo necesitamos pequeñas cantidades para que el organismo pueda hacer su trabajo eficientemente.

 

Por el contrario, consumir demasiada sal es peligroso para la salud ya que a largo plazo puede contribuir al desarrollo de la hipertensión o presión alta, uno de los principales factores de riesgo para los ataques al corazón y los ataques cerebrales o ataques cerebrovasculares, al igual que otros problemas de salud que incluyen insuficiencia renal, osteoporosis, obesidad y Alzheimer.

 

Teniendo en cuenta estos riesgos, es importante que te preguntes si en verdad consumes la cantidad de sal que necesita tu cuerpo. Según expertos lo recomendable es consumir alrededor de 1,500 miligramos por día o media cucharadita de sal, sin embargo, un nuevo estudio estima que tres cuartas partes de los adultos en todo el mundo consumen el doble de la cantidad de sal recomendada diariamente, que alcanza un promedio de 3,950 mg al día.

 

¿Por qué consumir poca sal?

Según un estudio reciente sugiere que consumir muy poca sal en la dieta es tan, si no más, dañino que consumir demasiada.

 

En los adultos, se ha recomendado una ingesta mínima de sodio es de 1,5 gramos al día, con un límite máximo tolerable de 2,3 gramos al día.

 

La mayoría de las personas consumen sodio en niveles mucho más altos de lo recomendado, muchos expertos creen que el aumento del consumo de sal es un factor de riesgo para el desarrollo de la hipertensión arterial.

 

Si bien existen preocupaciones acerca de muchas personas que consumen demasiada sal, el sodio es necesario para el funcionamiento de los nervios y de los músculos, así como para mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos, y por lo tanto la falta de sal igualmente es una preocupación potencial.

Please reload

Entradas Destacadas

Los probióticos como aliados para el cuidado de la piel

June 8, 2016

1/6
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por temas